Colegio Menesiano
en Reinosa

Menesianos
Imagen del apartado Menesianos

01.- La Congregación de los Hermanos Menesianos.
Los Centros Menesianos reciben su nombre del Venerable Juan María de la Mennais, quien, juntamente con el P.Gabriel Deshayes fundan en 1819 la Congregación de Hermanos de la Instrucción Cristiana de Ploërmel (Hermanos Menesianos).

Al descubrir las necesidades de los niños y jóvenes de Bretaña (Francia), promueven escuelas cristianas en las que maestros piadosos “den a conocer el Evangelio y hagan amar a Jesucristo”. La Congregación de los HH. Menesianos sigue hoy esta misión de evangelizar a través de la educación de los niños y jóvenes, con predilección por los pobres.

Gracias a aquellas intuiciones y al gran amor desplegado por cientos de educadores, miles de niños y jóvenes reciben hoy una educación menesiana.

02.- Una misión compartida.
Convencidos de que el carisma menesiano puede ser compartido con los laicos, la Comunidad Educativa de una Escuela Menesiana busca hacer realidad en todos nuestros centros la espiritualidad, la pedagogía y el estilo de vida menesianos. Juntos vamos hacia los jóvenes, los pobres y los excluidos.

Hermanos y Laicos menesianos trabajan y viven juntos la misión compartida en una oferta educativa inserta en la Iglesia comunión.

La palabra “hermano”, como expresión de fraternidad evangélica, se constituye en el concepto clave para definir el ambiente educativo de una Escuela Menesiana.

03.- En la escuela.
La Escuela Menesiana ofrece su propuesta educativa a la sociedad, en especial a las familias que eligen nuestra oferta educativa, siendo respetuosa con otras opciones.

Al considerar al alumno como protagonista de su propia educación, los educadores de una Escuela Menesiana están convencidos de que hay que “formar al hombre completo, su corazón y su espíritu” y de que solo mediante la relación personal se puede poner en marcha un auténtico proceso formativo.

Cada Escuela Menesiana, conocedora de que el anuncio del Evangelio por medio de la educación es más necesario que nunca, no trabaja de forma aislada sino que busca mantener una relación estrecha con los otros centros menesianos y con el entorno social, cultural, eclesial, religioso y económico.

Considera la evaluación, no sólo de su alumnado sino también de su profesorado y del propio Centro docente, como un dinamismo de su continua actualización a la misión recibida.

Participa en métodos de evaluación del nivel de calidad de la acción educativa y su adecuación a los intereses y necesidades de sus destinatarios.

* Está atenta a los dinamismos que recrean constantemente la actividad educativa. Por eso sus educadores se hacen presentes en foros de diálogo y renovación.

Participa en encuentros con otros educadores, menesianos o no, y se hace receptora y generadora de propuestas de innovación.

Considera la formación permanente, tanto del profesorado como de los demás componentes de la Comunidad Educativa, como un factor de coherencia y calidad educativa.

Fin de tabla contenidos